Porque me quedan las albóndigas duras

Porque me quedan las albóndigas duras

Receta de albóndigas

¿Lo que diferencia esta receta de albóndigas de las demás? Empapar el pan de molde con cebolla rallada. El pan se hincha al cocinarse, haciendo que estas albóndigas queden extra suaves y jugosas. Además, añade un sabor salado extra sin necesidad de freír la cebolla por separado.

"¡Tu receta de albóndigas es la misma que la de mi Nonna italiana! Me encanta la idea de remojar el pan en jugo de cebolla en lugar de leche..... Las haré así a partir de ahora (¡no se lo diré a Nonna!)" - Dan, 20 julio, 2018

1. Pan remojado = albóndigas blandas. El pan empapado en algún tipo de líquido se hincha al cocinarlo, creando pequeñas bolsas de aire que hacen que las albóndigas queden extra blandas. Funciona mucho mejor que el pan rallado normal, que tiende a convertir las albóndigas en bolitas duras (aunque el pan rallado panko está bien), y los italianos llevan años haciéndolo.

A menudo he deseado que alguien inventara un dispositivo compacto para hacer albóndigas. Me imagino un artilugio tipo bomba de bicicleta en el que se introduce la carne por un extremo y salen albóndigas perfectamente formadas por el otro.

Cómo arreglar las albóndigas duras

Aunque los espaguetis sin albóndigas son como Navidad sin árboles de Navidad, estas pequeñas bolas de proteína son demasiado deliciosas para restringirlas a un solo plato. Y hay muchas formas de preparar una deliciosa cena de albóndigas sin pasta. Por ejemplo, a algunos chefs les gusta combinar el mundo de la cazuela con el de las albóndigas, preparando un festín de queso pegajoso y albóndigas a la cazuela, como muestra Kitchn. Mientras tanto, otros entusiastas de las albóndigas han optado por convertir este plato clásico en una comida lista para la parrilla con una receta de albóndigas a la barbacoa. Pero aunque este plato puede cocinarse de casi cualquier forma sabrosa que puedas imaginar, la comida siempre será tan buena como la calidad de las albóndigas que la componen.

  Cuando va a llover en cabra

Y aunque algunas personas afirman que la clave para hacer las albóndigas perfectas reside en la calidad de la carne o en cómo se han sazonado, muchos pueden argumentar que, como todas las mejores comidas de la vida, un lote exitoso debe servirse húmedo. Pero si las albóndigas le han quedado secas, no se preocupe. Todavía hay una forma de salvar la cena.

Cómo arreglar las albóndigas blandas

Esta es nuestra receta habitual de albóndigas. Es rápida de hacer, utiliza ingredientes que siempre tenemos a mano y la receta garantiza unas albóndigas jugosas, tiernas y sabrosas. La carne picada que utilices depende de ti. Esta receta funciona con ternera, cerdo, cordero, pollo, pavo o cualquier otra carne picada que tengas a mano. Saltar a la receta de albóndigas jugosas y tiernas

Albóndigas en la estufa - Para obtener albóndigas perfectamente doradas con una corteza casi crujiente, cocínelas en una sartén en la estufa. Cocinarlas de esta forma te permite girar las albóndigas en aceite, lo que garantiza que se doren por fuera y queden jugosas y tiernas por dentro.

  Me escuece el ano al hacer caca

Albóndigas al horno - Hornear las albóndigas en el horno es sencillo y facilita la limpieza. Yo uso mi tapete de silicona para hornear (el nuestro es un Silpat), pero puedes usar un trozo de papel pergamino o incluso papel de aluminio para forrar una bandeja para hornear antes de forrar las albóndigas y hornearlas.

A mí me gusta hornearlas a una temperatura alta (de 400°F a 425°F) para que se doren un poco. A esta temperatura, las albóndigas tardan unos 20 minutos. Nosotros utilizamos este método para hacer estas albóndigas de pollo rellenas de queso.

Albóndigas en freidora de aire

Daniel se unió al equipo culinario de Serious Eats en 2014 y escribe recetas, reseñas de equipos y artículos sobre técnicas culinarias. Anteriormente fue editor gastronómico de la revista Food & Wine y redactor de la sección de restaurantes y bares de Time Out New York.

Durante varias semanas me dediqué a intentar preparar las mejores albóndigas al estilo italoamericano. A mitad de camino, mi entonces novia (ahora esposa) Kate probó una tanda, me miró y me dijo: "Cariño, lo has conseguido".

Estaba persiguiendo una imagen que tenía en mi mente de lo que sería la albóndiga perfecta, y no iba a parar hasta conseguirlo. Lo que imaginaba era una albóndiga lo suficientemente grande como para parecer robusta, pero tan ligera y tierna que una cuchara pudiera deslizarse a través de ella sin apenas resistencia; un flotador, no una plomada, como dijo Ed un día en la oficina. En muchos sentidos, me imaginaba la versión en albóndigas de una bola de matzo, sin peso y que soltaba jugos al cortarla.

  Cerazet cuando empieza a hacer efecto

Entonces, una noche de vacaciones, sola en casa tras un largo día de pruebas, me senté con un cuenco de albóndigas en salsa roja del día. Hundí la cuchara en una de ellas y saqué un trozo con facilidad. La humedad cubrió la superficie expuesta. Le di un mordisco y se me llenaron los ojos de lágrimas de grasa de ternera y cerdo. Así es como lo hice.

Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad